Archivo de la etiqueta: jóvenes

“Noche de Repálagos” Entrevista a Nacho León

Noche de Repálagos es un espectáculo realizado por estudiantes de la Escuela de Arte Dramático de Sevilla. Es representado un miércoles sí y otro no en la calle Castilla de Sevilla, frente de la Iglesia de la O. Comenzó, según afirma Nacho, como un “campo de prueba” donde llevar a cabo textos propios u obras de otros autores.

Pregunta: ¿Cómo surge la idea de Noche de Repálagos?

Respuesta: Pues teníamos la suerte de poder utilizar este centro cultural como lugar de ensayo, hasta que se nos ocurrió presentar al público las escenas sueltas que llevábamos a cabo en la Escuela de Arte Dramático. Y montamos un espectáculo como una especie de sketches. Se unieron otros compañeros de la escuela y probamos.

P: ¿Cuándo comenzásteis?

R: En noviembre de 2011. Y representando las obras semana sí y semana no, nos fuimos consolidando. Es por ello que este año en vez de ser gratuito como el año anterior, hemos puesto una entrada simbólica de cincuenta céntimos destinado a las mejores obras propias que se representen a lo largo del año: al pagar te dan un papel con el nombre de todos los espectáculos que se vayan a llevar a cabo, para que al finalizar la noche se vote. Esto lo hicimos para incentivar a que la gente escriba sus propios textos.

Dos actores durante el espectáculo

P: Los grupos que participan ¿deben estar estudiando en la Escuela de Arte Dramático?

R: No, cada persona que se aceque a nosotros puede contactarnos a través de facebook, y ya entonces le decimos que mande un video con su propuesta a nuestro correo electrónico. Nunca censuramos, pero la encajamos en una noche o en otra según mejor venga, porque sí intentamos que cada noche tenga algún denominador común.

Además estudiantes del Conservatorio de Música se han acercado a nosotros para hacer algo similar pero con música. Y vamos a probar a ver cómo va. Por ello un miércoles toca teatro y otro miércoles música.

P: ¿Cómo os dísteis a conocer?

R: Boca a boca cien por cien. Además a raíz de que nos hemos consolidado y aprovechando el tirón, hemos creado una compañía con el nombre “Noche de Repálagos”. Hasta ahora hemos hecho un primer montaje que se llama “Palco cofrade”, una comedia sobre la Semana Santa. De hecho ya tenemos algunas funciones concertadas y estamos moviéndonos para conseguir más. Intentaremos presentar la obra en salas de Sevilla como “Sala Cero” o “La Imperdible”.

Dos actores en escena

P: ¿Cuáles serían los pasos para darse a conocer en el mundo del espectáculo?

R: Bueno primero hay que conocer a mucha gente porque así es como principalmente se llega a los sitios. Tener contactos. Pero los pasos serían montar una compañía, tener un montaje, hacer un dossier de la obra y enviarlo. Moverse mucho para darlo a conocer e insistir continuamente. Llamar y preguntar una y otra vez si han leído el dossier. Y por nuestra parte contamos con que “Noche de Repálagos” ya le va sonando a la gente y por ello nos sea más fácil ir abriéndonos camino.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

FUENTES:

TEXTO:

– Elaboración propia. Entrevista a Nacho León.

FOTOGRAFÍAS:

– Elaboración propia.

VIDEO:

– Elaboración propia. Video 1 y Video 2 subidas desde “Youtube”.

Desde el punto de vista de los estudiantes

A continuación escucharemos a varios estudiantes de las artes escénicas. Nos contarán lo que sienten, lo que piensan, lo que esperan de la vida, de la vida que desean pasar encima de un escenario.

Iñigo López, estudiante de cuarto curso de Arte Dramático en Sevilla (ESAD), sostiene que “es una profesión donde hace falta mucho componente de trabajo y sacrificio, pero sobre todo ilusión y ganas en lo que haces, pues vas a pasar malos momentos, vas a trabajar mucho contigo mismo y con otras personas de forma muy cercana con las que pueden surgir problemas. Esto puede hacer que abandones el teatro y dedicarte a otra cosa si no estás lo suficientemente motivado”.

Elena Espejo está en un grupo de teatro de aficionados, y probablemente quiera estudiar en un futuro algo relacionado con las artes escénicas. Ella concuerda como la mayoría de estos jóvenes, que el teatro te debe apasionar a la vez que se debe tener un espíritu inquieto, para no rendirse.

Alba Núñez Suárez que ha realizando un curso de “Iniciación para adultos” en la Escuela privada de Viento Sur y que ahora se encuentra en primero de Arte Dramático, opina que principalmente en el teatro se necesita pasión e ilusión por cada cosa que se haga. Asegura que hay que ser muy fuerte, estar seguro de sí mismo y ser valiente, porque continuamente estás enfrentándote a tus miedos y además serás criticado y hasta machacado. Opina del mismo modo que su intención ahora es formarse lo máximo posible. “Y no dudo por ello lo más mínimo en salir a la calle para manifestarme por los recortes en educación. Ya bastante ineficientes son los materiales que tenemos, como para que se disminuyan más aún los presupuestos”.

A los entrevistados les preguntamos qué es lo peor de ser artista. Así, Iñigo sostiene que en general los artistas dependen demasiado de su trabajo propio y el trabajo es inestable. Opina que si uno está de moda en ese momento, se ganará bien la vida; mientras otros 99 estarán esperando una oportunidad que quizás nunca llegue. Alba Núñez añade que es un mundo un tanto superficial porque cuesta encontrar oportunidades para mostrar lo que vales o donde existe la necesidad de tener contactos. Sin embargo concluye que ésa es la realidad y “todos sabemos cómo va este mundo”.

Pero además de ésta realidad, con la que a menudo los nuevos actores se encuentran a la hora de echarse a la calle, lo peor según Eduardo Arquer, estudiante de tercero en la ESAD en Sevilla, es el rechazo social y la falta de comprensión. Iñigo admite que él quizás tenga romantizado el término artista y actor, “pero para mí hay gente que se lo aplica con demasiada ligereza y puede rebajar la profesión”. Del mismo modo, continúa “a menudo el concepto de artista está relacionado en la mente social con realidades que no son ciertas, como el libertinaje, el ambiente bohemio, la gente vaga o el trabajo fácil”. Añade que como en todos sitios se puede encontrar gente así, “pero si conoces un poco el mundillo te das cuenta de que hay mucho trabajo y pasión por lo que se hace. Si no, no funciona”.

Por su parte, Eduardo opina que la gente no entiende que alguien se dedique a esto porque afirman que vivir de ello es muy complicado, que siempre va a ser un trabajo inestable o no va a ser un puesto fijo: “Y es verdad, tienen razón, pero lo que realmente quema es el saber que la gente no te entienda, no sepa a lo que te dedicas, y por mucho que lo expliques la gente no lo comprende”. Eduardo argumenta que cuando la gente no te entiende, a lo mejor no te apoya”.

Iñigo explica que es una profesión sin trabajo fijo: “Cuando terminas una película vuelves a estar en paro y si estás en la gira de una obra o una serie, en cuanto termine tendrás que volver a buscar trabajo”. Explica que lo que da dinero es la tele, sobre todo las series ya que si estás en un reparto regular te aseguran dinero durante un tiempo. “Muchos actores de teatro dicen que trabajan en la tele para poder pagarse lo que les gusta: el teatro”. Sigue opinando que vivir del teatro va a estar muy difícil: “Es una profesión donde hay mucha gente, hay mucho intrusismo ya que a menudo hay personas que no son intérprete y está en el mundillo” cosa que a la vez ve como positiva pues aunque para los profesionales les venga peor porque les quitan trabajo, no hay que olvidar que la interpretación es un vehículo de comunicación al espectador “y si alguien puede hacerlo mejor que yo, aunque no se dedique a esto estará aportando más de lo que yo puedo aportar”.

Obra teatral "Arsénico por compasión"

Obra dirigida por José Luís

Alba por el contrario, primero intentaría suerte con el teatro: “lo veo más directo y con mas contacto con el público, es algo más especial”. Aun así nunca diría que no al cine o a la televisión.

Iñigo ante la pregunta de lo que busca principalmente al dedicarse a este mundo, contesta que “hoy mismo una amiga me ha dicho una frase que define muy bien lo que pienso sobre la interpretación: Viajar a través del tiempo viviendo en otras almas”. En este sentido el teórico y director de teatro polaco, Jerzy Grotowski afirma en su libro Hacia un teatro pobre que el actor no actúa, no finge, ni imita. “Debe ser él mismo en un acto público de confesión. La representación debe servir a la manifestación de lo que cada actor es en su interior. (…) Ofrecerá su confesión, su cuerpo y alma desnudos, su yo intelectual y biológico. Mostrará todo aquello que la cultura y la vida cotidiana le impiden mostrar”. Esto es lo que comenta Iñigo sobre el libro Hacia un teatro pobre. “Surge por el aumento de la comercialización del teatro en los últimos cincuenta años”. Continúa explicando que este teatro pretende centrarse en el actor, en su técnica interpretativa, así como en los sonidos que pueda hacer con su cuerpo, “ya que éste en realidad es su método de expresión, es la única herramienta que necesita realmente”. Por todo ello, según Grotowski, la puesta en escena, que es lo que más cuesta dinero en una obra, puede ser mínima o incluso nula, donde por ejemplo los vestuarios pueden ser monos de trabajo, blancos o azules”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

FUENTES:

TEXTO:

– Elaboración propia. Entrevistas a Iñigo López, Alba Núñez, Eduardo Arquer y a Elena Espejo.

– Consulta libro Hacia un teatro pobre, de Jeryz Grotowsky.

VIDEO:

– “Youtube“. Se trata de un texto leído por estudiantes de la ESAD para manifestarse en la huelga general del 14. Lo publica Carmen Carretero Gómez.